Mi diabetes: 8 años después (spanish only)

I will be publishing the translation of this post tomorrow due to it´s lenght, thank you for understanding!

De acuerdo con la JDRF, aproximadamente 80 personas son diagnosticadas con diabetes tipo 1 por día, en los Estados Unidos*. Un diagnóstico como este, afecta en diversos aspectos de la persona que a veces no podemos comprender ni aceptar; espero que lo que voy a compartir a pintar el panorama de lo que siente una persona cuando es diagnosticada con alguna enfermedad crónico degenerativa y se pueda sacar provecho de lo que comparto.

IMG_20140126_203337

En 2006, mientras estudiaba la preparatoria y faltando poco para mi cumpleaños, mi mamá me pidió dejar que mi papá me midiera la glucosa en la sangre porque sospechaba que algo no estaba bien.

En poco tiempo había perdido mucho peso, habían aparecido extrañas migrañas  y mi humor había dado un drástico giro. De repente tenía que ir al baño con gran frecuencia y tenía hambre todo el tiempo, síntomas que mi mamá reconocía haber visto años antes en mi papá.

Yo conocía muy poco del manejo de la diabetes de mi papá pero entendía lo suficiente cuando, sentados al filo de su cama, el medidor arrojó un numero mayor a 300.

Cuando nos dimos cuenta lo que estaba pasando, aún sin conocer la diferencia entre la diabetes de mi papá y la mía, todos sabíamos que venían tiempos muy difíciles y las emociones nublaron mi juicio.

No recuerdo claramente el orden de algunas cosas y siempre por estas fechas, me vuelvo a poner sentimental, lo que me empuja a escribir algunas cosas que nos hubieran podido ayudar a aceptar esta nueva realidad, con la esperanza que otras personas pudedan aprovecharlo.

-No vas a morir: Lo primero que me vino a la mente cuando me di cuenta que tenía diabetes fue un pavor irracional. Sentía que este era el último día de mi vida y no entendía que podría tener una vida normal; no podía dejar de pensar que este era el final.
La realidad es que aunque sí representó un gran cambio en mi manera de hacer muchas cosas, no significa la muerte, significa que vienen tiempos de cambio.

-Está permitido sentirte asustado:
Aunque al principio el miedo nubló mi juicio al grado de pensar que estaba muriendo en ese momento, muy pronto me llovieron los comentarios (bien intencionados) de que tenía que ser valiente y dejar el miedo de lado.
Algunas personas me han criticado por volverme una persona poco aventurera y han dejado entrever que mi diabetes me hizo muy temerosa.
Sin embargo, es necesario permitirte estar asustado; es una situación nueva, tiene muchas implicaciones que estamos entendiendo y si descartas tu miedo de golpe, puede ser más perjudicial que tomarte tu tiempo para volver a enfrentar las actividades cotidianas.

-Este no es el final, es el inicio:
Aunque se tienen que hacer reajustes en el estilo de vida y queda un camino de aprendizaje por recorrer, este momento es solo una puerta a una nueva etapa donde aprenderás a conocerte, cuidarte y ello te ayudará a cumplir todas tus metas.
La diabetes no es un obstáculo para tus sueños, te acompañará en el recorrido a ellos.

Powertothepancreas

-Vas a cambiar y eso no es malo:
Habrá algunas personas que se quejen de que mi diabetes me ha hecho más nerviosa pero son personas que no entienden lo que implica vivir con diabetes y que menos tiene el interés de entenderlo.
He aprendido a ser cautelosa y no puedo permitirme ser tan espontánea como  otras personas pero también he aprendido a disfrutar más cada experiencia, desde que la estoy planeando. El cambio puede ser algo muy positivo y es importante quitarle el estigma de algo desagradable porque puede ser todo lo contrario.

-Vas a lograr salir adelante:
Cuando me diagnosticaron oficialmente diabetes tipo 1, todo dio muchas vueltas. Tenía que aprender a inyectarme, algo que me daba (y sigue dando) pavor y cambió mucho mi dieta, además de que tenía que procesar un mundo de información sobre los peligros y cuidados particulares que tenía que atender.
Había días en que sentía que estaba viviendo un infierno sin fin y que no iba a poder controlar todo lo que me explicaban pero  me di cuenta que conforme pasaron los años pude ir tomando el control y aplicar todos los conocimientos que me habían hecho llegar.
Todo se lleva su tiempo y aunque hay mucho que se tiene que entender para vivir bien con diabetes, es muy posible y con paciencia, van a llegar a comprenderla.

-Comparte el peso, busca apoyo:
Al principio, el miedo me hizo ocultar mi enfermedad y aislarme hasta el punto en que nisiquiera mis papás entendían el manejo de mi diabetes.
Mi enfoque por muchos años fue resolver cada situación en silencio, sin dejar que nadie conociera en lo mínimo lo que estaba pasando y me reusé muchas veces a pedir apoyo cuando lo necesité.
No entendía la importancia de conocer a otras personas con diabetes ni de dejar que mi familia supiera cómo me sentía y esto culminó en varias crisis emocionales que aunque fueron catárticas, me dejaron aún más agotada y frustrada.
Aunque cada uno tiene su tiempo particular para aceptar la enfermedad, entre más pronto podamos aceptar que habrá días en que necesitemos apoyo y que no tiene nada de malo pedirlo, más llevadero se hará nuestro manejo.
Cuando dejas que otras personas conozcan tu enfermedad, no solo estás compartiendo el peso y la responsabilidad, sino que estás haciendo consciencia sobre el tema en tu entorno y será más sencillo que los demás comprendan lo que vivir con diabetes significa no solo para ti, sino para el resto del mundo.
Conocer a otras personas con diabetes me sirvió para inspirarme y darme ese empujón que me hacía falta para hablar del tema con mis seres queridos y en público. También me ayudó para recuperar seguridad y confianza en mi misma y para aceptar que mi diabetes me acompañará siempre pero no tiene porque detenerme.

teamtshirt

-No estás descompuesto ni roto:
Esta es una de las cosas que más trabajo me costó aceptar. Vivimos en un mundo lleno de estigma y altas expectativas irreales donde no hay imperfeciones en el cuerpo, ni miedos en el alma.La realidad es que cada ser humano tiene sus vulnerabilidades y esta es una de las mías pero nada más.
Tener diabetes no te hace un ser imperfecto ni indigno; puede, por el contrario, hacerte fuerte y ayudarte a encontrar tu rumbo en este mundo. Es parte de quienes somos, tanto como el color de nuestro cabello o el tamaño de nuestras manos; no tenemos otra opción pero eso no significa que tengamos que odiarlo.
Entendí que si bien no lo puedo cambiar, sí puedo tener otra actitud y no dejar que esto sea lo que me define.
Soy muchas más cosas que solo una persona con diabetes.

-Mereces ser amado:
Va de la mano con el punto anterior pero lo menciono por separado porque quiero hacer hincapié en esto. De manera inconsciente, me cerré por años a la posibilidad de tener una pareja porque sentía que no tenía nada que ofrecer porque estoy enferma.
Necesité que pasaran muchos años y que muchas personas me preguntaran sobre el tema para que me sentara a hacer un análisis de porque estaba tan cerrada a conocer a otras personas y me di cuenta que puse una barrera para que quienes se acercaran con la más mínima intención romántica, no pudieran avanzar. Sentía que mi diabetes era lo único que otros podrían ver de mi y que en realidad, tendría que obligar a alguien a cargar conmigo, en su rumbo a cualquier meta.

En los últimos años he podido entender que tengo mucho que ofrecer como persona, no solo como pareja sino como amiga, como compañera y que mi diabetes no es el eje rector de mi vida. Ahora entiendo que llegado el momento, podré compartir con alguien más el manejo de mi diabetes pero que no es lo único que voy a compartir, que tengo otros temas de conversación y otras experiencias que ofrecer y que hay mucho más en la vida que mi enfermedad.

¡Tú puedes!

Staystrongamigo

Aunque habrá momentos difíciles y abrumadores, cada día es una nueva oportunidad. Cada mañana es una hoja en blanco, para vivir al máximo cada experiencia y oportunidad.
Si necesitas escuchar cómo otras personas han salido adelante no apesar de la diabetes sino con la diabetes, puedes visitar este sitio** donde hay testimoniales de todo tipo de personas viviendo con ella y hasta usar las redes sociales para conectarte* con la gente que te puede dar una palabra de apoyo.

No dudes en acercarte a mi si necesitas un consejo, una palabra de aliento o si quieres saber más sobre diabetes.
El primer paso hacia la cura de la diabetes es la educación.

firmablog

*Vínculo a sitio en inglés
**Vínculo a sitio en español

Mi diabetes es una sección del blog en la que comparto mi experiencia viviendo con diabetes tipo 1 e información para crear consciencia sobre el tema.
Pueden ver el resto de entradas aquí

One response to “Mi diabetes: 8 años después (spanish only)

  1. I’ve been browsing online more than 2 hours today, yet I never found any interesting article likee yours.
    It’s pretty worth enough for me. In my opinion, if all web owers and bloggers made good conteent aas you did, the internet will bbe much more useful than eger before.

¿Qué opinas? // What do you think?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s