Presentación del libro Diseño gráfico en México, 100 años

En el marco del festival Entijuanarte, se presentó el libro Diseño gráfico en México, 100 años  de Giovanni Tronconi, en la ciudad de Tijuana; a manera de recopilación, el autor busca resaltar los mejores proyectos de diseño gráfico que ha habido en nuestro país de 1900 al año 2000 y es el resultado de 8 años de trabajo y más de 2500 trabajos impresos.

El autor explicó que este proyecto nació de la necesidad de encontrar aquello innovador en el diseño de nuestro país en este lapso de tiempo porque ahora el diseño gráfico se está haciendo repetitivo y aburrido.

Acompañando al autor en la presentación, estuvieron otros reconocidos diseñadores de la región, como son Acamonchi, Fritz Torres y Alex Vivero con quienes, después de hablar del libro, se entabló un debate muy interesante sobre el diseño en México y su futuro.

Tronconi  explicó que para poder diseñar, se necesita entender la historia y contexto del proyecto. Dijo que si no entendemos de dónde venimos, no vamos a poder diseñar hacia dónde vamos y explicó que el origen del diseño en México se puede encontrar en los grandes muralistas de nuestro país(Diego Rivera, Jose Orozco y David Siqueiros),  quienes para poder sostenerse económicamente, trabajaban en proyectos que no eran artísticos pero sí visuales. Comentó que si bien, la primera referencia histórica de diseño en nuestro país, fueron las  Olimpiadas de 1968, se tiene la creencia de que el resultado gráfico fue esfuerzo de un solo individuo y que en realidad fue todo un comité de diseñadores trabajando como equipo para lograr una de las mejores imágenes de olimpiadas que han existido.

Además habló sobre la dinámica del arte y diseño de la región de Tijuana-San Diego, que es diferente a la del resto del país; habló de que el diseño se está globalizando y que por ello, está perdiendo su poder de persuasión. Explicó que en el rescate de los elementos locales, podemos darle un giro a nuestro diseño y que es muy importante que investiguemos para poder mejorar nuestros resultados.

También explicó que mantuvo alejado de su recopilación al diseño popular porque se merece un libro aparte y que es un tema muy amplio, por tratarse del arte de los rótulos, donde se puede encontrar elementos naif y folclóricos; mencionó que existe una recopilación de arte popular pero que aún queda mucho que cubrir.

En el debate que siguió a la presentación del libro, se habló sobre  cómo la globalización está afectando al diseño porque estamos invirtiendo mucho menos tiempo en cada proyecto y que debemos encontrar una nueva manera de producir, con mayor compromiso.

Un tema que salió a flote en el debate fue cómo combatir al pseudo diseño al que nos enfrentamos como profesionistas, generado por estudiantes de preparatoria o con cursos de diseño técnicos y que es mucho más accesible en costo, desde la perspectiva del cliente, que el trabajo de profesionales del diseño. Se tocaron varios puntos interesantes, como el hecho de que hay un acceso ilimitado y sin regulaciones, al estudio (técnico o práctico) del diseño en nuestro país; se habló del ciclo en que los profesionistas muchas veces se encuentran, donde a falta de oportunidades como diseñadores aceptan ofertas de trabajo en la docencia del diseño y hay una falta de preparación para ello y también se discutió que no hay un control sobre la gente que trabaja en las instituciones educativas del diseño no tienen un interés genuino por generar profesionistas con ética, metodológicos y de calidad.

Además de lo anterior, se habló de lo desorganizados que somos los diseñadores; no podemos trabajar en equipo, ni nos organizamos para regular los costos de nuestros servicios y que a pesar de los intentos de AIGA  de tener un capítulo en Baja California, no logramos trabajar en comunidad y apoyarnos entre nosotros.

Otro problema que se mencionó es que en este momento, las carreras de las artes gráficas están de moda y hay una gran demanda en el ámbito estudiantil. En esta gran demanda, nace un problema para las universidades que quieren beneficiarse de ofrecer diseño gráfico pero no quieren invertir en capacitar a sus profesores para que logren formar profesionistas de calidad.

Al final, las soluciones que se propusieron fueron muy interesantes. En primera instancia se habló de que es necesario que cada diseñador se involucre en su propia formación, no solo en la constante superación personal si no en exigir un ambiente educativo de calidad. Hablaron de que por estar en un ambiente globalizado, es vital aprender a trabajar en equipo y con otras disciplinas, que tenemos que estar conscientes del ambiente de trabajo al que nos vamos a enfrentar y que desde que estemos en la escuela, seamos más agresivos. Que se tiene que trabajar muy duro, que se establezcan claras reglas en las relaciones con los clientes, para que no se pierda el respeto del uno por el otro y que se tiene que aprender de cada error que se comete.

Por parte de las autoridades escolares, se tiene que diseñar una restricción, dicen, para filtrar a quienes tengan acceso a las escuelas de diseño gráfico, de manera que sólo aquellos con verdadera vocación a la profesión, se dediquen a estudiarle. Se dijo que se tiene que diseñar una clase para poder preparar a los profesionistas del diseño en el manejo de los clientes y que les enseñe a trabajar como comunidad.

Fue muy interesante ver cómo fue evolucionando la discusión y me dejó pensando en muchas cosas que no había tomado en consideración o de las que no tenía conocimiento. El libro se ve muy interesante y creo que es una inversión que vale la pena. Lo pueden encontrar en las diferentes librerías en la ciudad y su costo es de 700 pesos; si alguien me lo quiere regalar de navidad, yo no soy quien para negarles ese gusto.

As part of the events of Entijuanarte (a local arts festival), there was an event to meet the writer of a book about design in Mexico, called Diseño gráfico en México, 100 años, Giovanni Tronconi. He talked about why he worked for more than 8 years in this book and that it is a compilation of more than 2500 printed designs in which he wanted to feature the best graphic design projects developed between 1900 and 2000 in Mexico.

He explained that this book was born out of need to find the innovative design in our country in that time lapse because at the moment, graphic design in Mexico can be repetitive and boring.

In this presentation he was accompanied by other local designers like Acamonchi, Fritz Torres and Alex Vivero with whom he started a debate about graphic design in our country with, after talking about the book.

The autor explained that in order to be able to design, we need to understand the story and context of the project; if we don’t understand where we come from, we are not going to be able to design for the future and in Mexico in particular, the origin of graphic design can be traced to the renown muralists in our country (Diego Rivera, Jose Orozco and David Siqueiros) who in order to have some economic freedom to do their artistic work, started working in commercial art. He also pointed at the fact that even though the first cultural reference to graphic design in Mexico was in fact, the 1968 Olympic Games but that the work done for it wasn’t the result of only one graphic designer but a team that made a lot of research and achieved one of the best Olympic Games identities in their history.

He also talked about the relation between art and design in the region of Tijuana/San Diego that differs from the dynamic that exists in the rest of the country; he mentioned that design has become globalized and that as a consequence of this,  it is losing its persuasive power. He explained that in rescuing local elements we can turn our design into something more interesting and it is vital that we investigate beforehand so we can improve our outcome.

He also explained that he stayed away from the popular design because it should be covered on another book by itself, that it is a very broad topic and it would need longer research, because it is all about the labels on the streets where you can find naïf and folkloric elements. He also said that there is a book that tried to collect the popular art but there is much work left to do.

In the debate that followed the presentation of the book, topics like the way globalization is affecting graphic design were mentioned; we are investing less time in each project and we should find a new way to work with more commitment.

One topic that was brought to the table was how to fight the pseudo design that we find so often in the work field, in which people with a technical degree or even some workshops offer a cheaper work than what we do. They mentioned that one of the problems with the high level of competitiveness comes from the easy access to graphic design schools, in our country; that because of the little or second to none opportunities as graphic designers in Mexico make a lot of us end up teaching for a living and not being really prepared to do so or how many of the decision-making executives of the schools don’t really care about shaping people into real graphic designers, with ethics, methodology or quality.

It was also mentioned that at least in Baja California, graphic designers are not organized; we can’t usually work in teams and we aren’t able to work out the costs of our services. AIGA tried to build a chapter of its organization in the state and we couldn’t figure it out and lost it.

Another problem that exists right now is that it is in fashion to study anything related to the graphic arts and because of the high demand in this career fields the universities try to jump in without the right preparation and not investing in preparing their teachers to do so.

Towards the end of the debate, there were some interesting suggestions as to what we could all do to fix the problems that we encounter in graphic design in Mexico. First they mentioned that it is basic that each designer works to improve by himself, not only by taking all the workshops possible but actually demand better teachers and tools wherever he is studying.  Also, there is a problem in the globalization because we don’t know how to work with others and this is vital, we need to understand that we need to be more aggressive, we have to work very hard and really understand the relationship between client and designer so boundaries are not crossed.

Also they said that it is very important to find a way to filter who gets access to graphic design career formation, so that only those with vocation and commitment study it. There should also be a class or a bundle of classes that tech how to work with the clients, how to manage the projects and how to work as a group.

It was very interesting to see how the debate was transforming and it made me think about a lot of things I hadn’t considered and didn’t know. The book looks very interesting and I feel it is a great investment. You can find it in various bookstores in the cities and it costs $700 pesos; if anyone wants to give it to me as a Christmas gift, who am I to deny you the happiness of giving?

¿Qué opinas? // What do you think?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s